Un minuto frente al espejo de la habitación 34

 
Muchas veces me quedo parada un minuto frente a algún espejo del hotel entre el ajetreo de puertas, sábanas y trapos. Viajo y me dejo llevar por la imaginación. Esta vez, como tantas otras veces, viajo a Valencia y allí te encuentro esperándome como aquel 19 de noviembre.Y  esta vez sonríes, y yo te devuelvo la sonrisa, y entonces explotamos de alegría de volvernos a encontrar.

Pero un minuto solo dura 60 segundos y vuelvo a aterrizar al Hotel Strasbourg, este hotel de 27 habitaciones que tengo que limpiar antes de que den las cinco.

Y sigo viviendo mi presente, esta historia que decidí vivir sin ti, para huir de la desidia y la desesperación que estaba viviendo  en Valencia, donde todo podía haber sido muy diferente, y podríamos haber seguido juntitos viviendo nuevas historias y riéndonos de la vida y de  nosotros mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s