París

 
Aquí todo huele a hierro y tristeza. Tristeza de una naturaleza que muere y agoniza bajo el asfalto.Los peatones van al tajo estresados y toman cafés grises absortos a los gritos que habitan bajo sus pies y dentro de sus corazones.

Aquí las almas y las plantas son de plástico y desde que llegué aún no he visto una media sonrisa ni una brizna de hierba.

Aquí ni las resistencias resisten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s