Ningún mar en calma hizo experto a un marinero

 
Mis rodillas temblaban y él no se atrevía a formular ninguna palabra de consuelo después de su discurso desolador y asesino de almas ingenuas como la mía.Yo no podía imaginar que esta historia, hasta el momento tan bonita, tuviera una muerte tan repentina. Algo en mi corazón dejó de vivir, esa catarsis que te brinda el amor incondicional se coló por el hueco más profundo y oscuro de mi ser.

El día se torno gris y pesado, y el silencio invadió mi habitación. Los cielos y las nubes parecían conocer la noticia de la tristeza que había venido a instalarse en mi casa ese 1º de mayo.

-¡Yo que lo hubiera dado todo por ti! – Dije como pude cuando vi que mis palabras se ahogaban en mis lágrimas. Tuve la sensación de amar sin ser amada, de darlo todo, mi tiempo y mi alegría, a alguien que no lo apreciaba. Por primera vez me sentí sola en tus brazos. La sangre parecía haberse parado, como si hubiera perdido el rumbo que recorren desde hace 26 años. Como si el corazón se hubiera esfumado sin dejar rastro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s